Articles

¿Setas rellenas congeladas?

Algunos aperitivos impresionantes, como los champiñones rellenos, se toman el tiempo para prepararlos. Prepararlos con anticipación y guardarlos en el congelador hace que sorprender a los visitantes inesperados o a los invitados a cenar de último minuto sea fácil y conveniente. Congelar champiñones rellenos requiere un cuidado especial y mucho espacio en el congelador para que sean tan buenos cuando los recalientas como cuando los haces frescos.

Arregle el congelador para que tenga suficiente espacio para una bandeja para hornear pequeña. La sartén debe quedar lo más plana posible para evitar que los champiñones se salgan mientras se congelan.

Cubra la bandeja con un trozo de papel pergamino para que sea más fácil quitar los champiñones una vez que hayan terminado de congelarse.

Prepare su receta favorita de champiñones rellenos de forma normal, excepto que no los cocine.

Coloque los champiñones rellenos, abiertos, con el extremo relleno hacia arriba, en la bandeja para hornear forrada, aproximadamente 1 pulgada separados unos de otros.

Coloque la sartén llena en el congelador durante aproximadamente 2 a 3 horas. Los champiñones deben congelarse sólidos.

Retire los champiñones congelados de la sartén y colóquelos en una bolsa de plástico para guardarlos a largo plazo. Expulse la mayor cantidad de aire posible de la bolsa antes de volver a colocarla en el congelador.

Cuando esté listo para servir, cocine la cantidad deseada de champiñones rellenos congelados. El tiempo de cocción puede ser 1 1/2 veces el de la receta original. Están listos cuando alcanzan una temperatura interna de al menos 165 grados Fahrenheit.