Articles

El Hombre Carnal

14 Sabemos que la Ley es espiritual; pero yo soy una criatura de la carne, habiendo sido vendido como esclavo bajo el pecado.

15 Porque no entiendo mis propias acciones . No practico ni logro lo que deseo ,pero hago lo que detesto.

16 Ahora bien, si hago lo que es contrario a mi deseo, reconozco y estoy de acuerdo en que la Ley es buena (moralmente excelente) y que tomo partido por ella.

17 Sin embargo, ya no soy yo quien hace el acto, sino el pecado que está en mi casa y tiene posesión de mí.

18 Porque sé que nada bueno mora en mí, es decir, en mi carne. Puedo querer lo que es correcto, pero no puedo realizarlo.

19 Porque no practico las buenas obras que deseo hacer, pero las malas obras que no deseo hacer son lo que estoy haciendo.

20 Ahora bien, si hago lo que no deseo, ya no lo hago , sino el pecado que mora dentro de mí .

21 Así que encuentro que es una ley (regla de acción de mi ser) que cuando quiero hacer lo que es correcto y bueno, el mal está siempre presente conmigo y estoy sujeto a sus insistentes demandas.

22 Porque yo apoyo y me deleito en la Ley de Dios en lo más íntimo de mi ser .

23 Pero percibo en mis miembros corporales una ley diferente (regla de acción) en guerra contra la ley de mi mente (mi razón) y haciéndome prisionero de la ley del pecado que mora en mis órganos corporales .

24 ¡Oh hombre infeliz, lamentable y miserable que soy! ¿Quién me liberará y me librará de este cuerpo de muerte?

25 ¡Gracias a Dios! ¡por Jesucristo (el Ungido)nuestro Señor! Así pues, yo, de mí mismo con la mente y el corazón, sirvo a la Ley de Dios, pero con la carne a la ley del pecado.