Articles

Cardiomioplastia celular: ¿una nueva esperanza en la insuficiencia cardíaca? / Corazón

A pesar de los recientes avances en el manejo de los pacientes con insuficiencia cardíaca, y debido a la escasez de donantes de corazón, la incidencia y prevalencia de la enfermedad sigue siendo notablemente alta en nuestros países. Datos epidemiológicos recientes han mostrado una incidencia de 225 pacientes con insuficiencia cardíaca grave por millón, con una tasa de mortalidad del 35% al año.1 Esto ha alentado el desarrollo de nuevos métodos de asistencia biológica, también llamados técnicas de cardiomioplastia. La primera de ellas es la cardiomioplastia dinámica, que utiliza el músculo dorsal ancho envuelto alrededor de un corazón deficiente que se estimula, pero este procedimiento produce efectos hemodinámicos objetivos inconsistentes y moderados. Otra técnica es la cardiomioplastia molecular, que se basa en la transformación de células no miogénicas en células contráctiles o en intentos de inducir a los cardiomiocitos a reingresar al ciclo celular; por el momento, esto permanece fuera de su alcance. Una tercera técnica es la cardiomioplastia celular, que consiste en el injerto de células miogénicas dentro del miocardio para limitar las consecuencias de la pérdida de la función contráctil de un ventrículo izquierdo dañado.2

Trasplante de células somáticas

El trasplante de células somáticas para suplir la función de un órgano deficiente se ha realizado con éxito durante décadas para la médula ósea y, más recientemente, solo con resultados inconsistentes, para los músculos esqueléticos (distrofia de Duchenne), el hígado (como puente para el trasplante), el páncreas (islotes de Langerhans) o el cerebro.2 Se ha demostrado que el tejido cerebral fetal picado se puede injertar dentro del cerebro de pacientes parkinsonianos, aumentando la secreción de dopamina y disminuyendo los síntomas. Al igual que las células cerebrales, los miocitos ventriculares adultos están diferenciados terminalmente, sin posibilidad de división celular a partir de la edad neonatal; por lo tanto, después de la lesión (infarto), la reparación consiste en la formación de cicatrices,