Articles

5 consejos para gestionar las carreras y la movilidad en su empresa

Para ayudar a una empresa a crecer, es importante analizar el tema de las carreras y la movilidad de sus empleados. Una buena gestión de las carreras y la movilidad conduce a un aumento en el rendimiento y el conocimiento de la empresa. Además, los empleados a menudo expresan su deseo de cambio. La gestión de carreras es un compromiso permanente entre las necesidades de la empresa, el potencial disponible y los deseos de los empleados. Sobre la base de estos hallazgos, las empresas de hoy en día deben centrarse en políticas innovadoras y exitosas para la gestión de carreras y movilidad.

5 consejos para facilitar la integración de nuevos empleados
Evitando errores comunes de recursos humanos

Existen dos tipos de políticas de gestión de la movilidad: movilidad caso por caso y movilidad organizada. La movilidad se decide caso por caso cuando hay una vacante de empleo o cuando se necesita personal para una misión determinada, mientras que la movilidad organizada se basa en una política de gestión de puestos con visión de futuro. La segunda opción es la más adecuada para garantizar que las empresas no tengan que gestionar las solicitudes con prisa y retener a sus empleados a través de una buena gestión de carreras.

¿Qué es la movilidad?

La movilidad dentro de una empresa puede adoptar tres formas: movilidad geográfica, movilidad funcional y movilidad temporal.

Movilidad geográfica: Un empleado puede tener que trasladarse durante su carrera, ya sea por obligación de encontrar un trabajo o simplemente para cambiar de forma de vida. La movilidad geográfica es una ventaja para los jóvenes graduados en su desarrollo profesional, ya que demostrar que están preparados para moverse implica una mente abierta por su parte. La movilidad geográfica también puede producirse como resultado de obligaciones familiares, por lo que un traslado conduce a una mejor coordinación entre la vida privada y la profesional.

Movilidad funcional: Es parte de una buena gestión de carreras. Cada vez más empleados buscan hoy en día el desarrollo profesional. Es importante establecer vínculos entre los puestos de trabajo de las empresas para que los empleados puedan prosperar en el trabajo. Además, el desarrollo funcional de los empleados proporciona a la empresa ciertas ventajas. Por ejemplo, la contratación interna les costará mucho menos que la contratación externa. Las empresas de hoy en día no parecen apreciar la movilidad frecuente, ya que mover a un empleado de un trabajo a otro con demasiada frecuencia puede conducir a una falta de productividad por su parte cuando llega a un nuevo puesto y requiere capacitación. Es necesario encontrar un compromiso entre la movilidad frecuente y la falta de movilidad. Se cree que la movilidad funcional de un empleado solo puede conducir a la lealtad si se planifica y supervisa.

La movilidad temporal puede compararse con la adscripción de personal. Se caracteriza por el traslado de empleados de una empresa a otra por un período fijo. Este sistema está empezando a desarrollarse entre algunas PYME que desean poner en común sus competencias. A un empleado de la empresa se le puede exigir que realice una misión en otra empresa para proporcionar a la empresa nuevas habilidades, y esto a su vez aumenta su eficiencia y desarrollo de habilidades a medida que diversifica sus actividades.

Gestión de carreras y movilidad: ¿qué herramientas utilizar?

La gestión de la carrera y la movilidad es esencial para las empresas. Para la mejor gestión de talento y carrera posible, es importante conocer los deseos de cada empleado, sus habilidades y los posibles vínculos entre los puestos. Por lo tanto, es imperativo que las empresas se equipen con herramientas para identificar las aspiraciones profesionales de sus empleados, sus habilidades y los puestos que pueden solicitar en la empresa.

Si bien la movilidad funcional es una parte lógica del desarrollo de las perspectivas de carrera, la movilidad temporal está más en consonancia con el desarrollo de las competencias técnicas. Llevar a cabo una misión en otra empresa permite al empleado desarrollar su adaptabilidad y fortalece aún más la flexibilidad de la empresa. Este tipo de movilidad contribuye a construir la confianza de la empresa en sus empleados.

Es esencial para el «control de calidad» establecer revisiones al final de cada misión.